Transporte pesado sigue provocando inconvenientes a las calles jalapanecas

El transporte pesado continúa causando problemas a las calles y avenidas del centro de la ciudad de Jalapa, debido a peso que usualmente llevan.


Tristemente los vehículos pesados deben pasar por el centro de la ciudad de Jalapa, ya que no existe una carretera que permita que estos no ingresen, tal y como existen en la mayoría de las ciudades del país, no importa que tan grande sean, ejemplos claros son Sansare y Sanarate donde los vehículos no deben pasar por el centro de la ciudad, pero a pesar que Jalapa es una de las ciudades más grandes del país, no cuenta con un anillo periférico, por lo que los vehículos no importando el peso, pasan por el centro de la ciudad, causando daños a las calles y avenidas propiamente dichas, además de los problemas de tráfico que ocasionan y muchas veces los alambres que son reventados a su paso.


Lastimosamente no existe ningún control sobre estos vehículos, por lo que es a diario que ocasionan problemas, es muy cierto que no está la solución en ellos, ya que deben de buscar por donde pasar y es el centro de la ciudad el único lugar en Jalapa. “Es muy triste observar que las calles por el peso de estos vehículos sufren daños, que luego son irreparables, mire que esto no es nuevo, hay muchas calles y avenidas con daños serios por el paso de estos vehículos, que no aportan nada para las reparaciones, es cierto que pagan un impuesto cuando compran combustibles, pero esto no llega hasta nuestras ciudades y si llega no lo usan como debe ser, por lo que por fin alguien debería tomar una medida sería en Jalapa, para que se trabaje nuevamente en el periférico, que tanto se habló, pero que nadie da una explicación porque ya no se siguió el trabajo que se había iniciado o que se había planificado, ya es tiempo para evitar este mismo problema todos los días”, expresó el Sr. Julio Lima Lemus, vecinos jalapaneco.


La ciudad de Jalapa no tiene calles y avenidas amplias para que estos vehículos circulen sin mayor problema, ya que no hay agentes de PMT que regulen la circulación y se hace más serio cuando los automovilistas se parquean dónde quieren, como está ocurriendo actualmente.